consigna #amoramor: algunas chicas se animaron a enviarnos sus cartas, mails y mensajes de amor

revolt cartas poster low.jpg

Antes de escribir mi primera carta de amor, ya me había enamorado de escribir. Por eso siempre me resultó más fácil decir las cosas por escrito. Ya sea una declaración audaz, un corte de rostro, un pedido de disculpas, un mensaje de texto borracha, los mails, los chats, las dedicatorias en libros y las cartas en papel son mi versión preferida de la comunicación amorosa.

Las cartas de amor revelan nuestros sentimientos más profundos, más enroscados, más honestos y también exponen la decisión de cómo queremos expresarnos. Lo más importante que aprendí sobre este tipo de mensajes amorosos es que no tienen que ser perfectos, simplemente honestos. Aunque sea un texto escueto que diga "gusto de vos", una notita pasada por abajo del banco de clase o un mail de tres carillas, lo maravilloso de las esquelas de amor es que sean reales. 

En Revolt las invitamos a que nos manden sus cartas, mensajes, chats y mails de amor. Puede ser una carta nueva que nunca te animaste a mandar, o esa de la cual te vas a arrepentir toda la vida. Podés escribirte una carta a vos misma, porque no hay nada más lindo que el amor propio. Sacarte de encima a un ex que se convirtió en pesadilla, declararte a esa persona que solo viste por Instagram, revolver papeles viejos para encontrar mensajes de amor escritos a mano...ya sean actuales o de hace algunos años, nos encantaría que sus cartas formen parte de este número de Revolt.

A continuación pueden encontrar las primeras que recibimos: un mail de cumpleaños que podría titularse "estoy buscando excusas para hablarte", poemas sobre la sorpresa del primer corazón roto y una carta al que supo ser el chico lindo del colegio pero se le pasó el tren.

Gracias! <3 

Jimo Soriano

revolt carta dolo.jpg

Por Dolores Zuccaro

revolt carta jimo.jpg
 Por  Victoria Mortimeres

Por Victoria Mortimeres

 Por  Victoria Mortimeres

Por Victoria Mortimeres

Arte por Valeria Martins y Denise Clain-Domenget

carta.jpg
 Por  Lucila Brunstein

Por Lucila Brunstein

Valeria Martins