Una guía para olvidarte de ese casi-amor que no funcionó ¿Consejo número 1? UNFOLLOW

IMG_2363.jpg

Gustar de alguien es hermoso, pero también puede convertirse en tortura, sobre todo si la otra persona nos histeriquea, nos clava el visto o simplemente no tiene interés. No es muy recomendable que te quedes pensando en por qué no funcionó, por eso creamos esta guía práctica para que sepas qué hacer para seguir adelante.

 1. Hablá con tu amigos y a otra cosa, mariposa

El primer paso es hablar con tu persona o grupo de confianza y poner todos tus sentimientos sobre la mesa. Exponer lo que pasa puede ayudarte a entender mejor las cosas y a dejar ir aquello que no funcionó.  Aunque no siempre sabemos seguir consejos, está bueno poner al tanto a las personas que nos quieren sobre una situación que nos está haciendo mal.

 2. No stalkeés por Instagram - ni por ninguna red social-

No te obsesiones. Hablar está bien, pero no te pases. Si sentís que le estás dando vueltas a lo mismo una y otra vez, es hora de dejar de analizar cada cosa que postea en su cuenta de IG. El mejor consejo que podemos darte es: UNFOLLOW. Dejar de seguir a alguien que ya no es parte de tu vida ayuda a no tener sentimientos confusos. Por supuesto que es difícil! Pero estar constantemente en contacto con lo que el otro decide mostrar sobre su vida (ya sabemos que el pasto del vecino parece siempre más verde que el de uno) alimenta la tristeza y la sensación de pérdida. Si te genera pánico dejar de seguir de forma permanente, las redes sociales ofrecen soluciones menos drásticas para evitar que veas su feed.

 3. Creá algo “bueno” a partir de un sentimiento “malo”

De todos los consejos, este el mejor que escuché por lejos. Ya sea que te guste escribir, bailar o hacer esculturas, estás en el momento indicado para crear. Ya sabemos que te sentís mal y con pocas ganas, sin embargo esos sentimientos pueden transformarse en poemas y fotografías que no solo te van a ayudar a superar esta historia sino también a canalizar la energía de forma positiva. BONUS: Estar haciendo todas estas cosas que te gustan y te salen bien es una forma inteligente de no tener ni siquiera tiempo para pensar en esa historia de casi-amor perdido.

 4. Aprendé a amarte primero - y más- a vos

Si esto te suena obvio es porque lo es.  La única relación que tenemos para toda la vida es con nosotros mismos. Si no cuidamos el vínculo que nace del amor propio, nos va a resultar muy difícil encarar el resto de las conexiones, ya sean de carácter amistoso, romántico o familiar. Escribí una lista de las cosas que más te gustan sobre vos - desde tu nariz hasta tu talento innato para no tener resaca - y leela cada vez que te sientas triste. Aprender a quererse es esencial para abrirse al amor de otros.

Fotografías por @mentaylunares

jimo soriano