@violetacapasso

Charlamos con la fotógrafa Violeta Capasso sobre los mitos de la belleza femenina y las marcas emocionales que pueden dejar. La coronamos chica REVOLT gracias a su mirada tanto honesta como soñadora sobre el mundo que la rodea y sobre ella misma. Hablamos también de pelos encarnados, de la reivindicación detrás de sus autorretratos y de nunca callarse para que alguien más se sienta cómodo. 

Tu instagram tiene una mirada estética muy personal, pero como vos dijiste en un posteo "no es una cuenta de fotografía analógica, hay opinión política y social".  ¿Cómo definirías tu voz femenina?

Lo que retrato habla directamente por mi, de mi persona femenina argentina, tucumana, italiana, latina. Saco fotos todos los días y ahí están las cosas que me rodean,  las personas que fui , mi familia , mi círculo. mi pasado. No hay nada de esto que no aparezca en mi fotografía o hasta en cómo me veo, mi color de piel, los tatuajes que ya tienen años. Y quien soy yo, las cosas que hago, no son diferentes a la realidad de un montón de chicas. no quisiera representar algo imposible o lejano. mi identidad está en lo cotidiano, también en la pequeña lucha de todos los días por la autonomía, el respeto a mi trabajo y a mi cuerpo. 

Las mujeres estamos en un momento de crecimiento, de unión y de lucha. ¿Cómo lo vivís?

Se está gestando una unión artística y personal entre chicas que me emociona, admiro a tantas mujeres! Internet nos ayuda a tirarnos buena onda y hacer planes a futuro. Eso me hace muy feliz porque soy tímida y en persona no creo que logre acercarme a alguien. Hay que eliminar el girlhate - odio entre chicas - y ayudarnos entre todas.

Colaboro activamente con marcas de ropa lideradas por mujeres diseñadoras, escritoras, editoras, fotógrafas y periodistas. Estamos todo el tiempo en contacto tirándonos tips para nuestros proyectos.

¿Cuales son los mensajes que comunicás por medio de tu fotografía? 

Lo cotidiano lo mastico, lo saboreo, y lo escupo de vuelta en forma de apreciación. 

Tuve malos trabajos, viví toda mi vida en la ciudad y mi adolescencia estuvo llena de aventuras, algo que no cambió es la idea del fin de semana como escape de 48hs, aprendés a mirar eso de otra forma, casi turista, desde afuera pero muy adentro. Todo momento de mi día a día puede contener una foto, desde una señora vestida en animal print en la linea B del subte, hasta la luz que pega en la cama de un chico con el que dormí. Quiero sacar esas cosas de mi visión particular e individual y ponerlas en paredes, en internet, en papel.

¿Qué te mueve a la hora de elegir a quién fotografiar? 

Soy bastante antisocial, no me relaciono con demasiadas personas. elijo gente en la que veo potencial humano, que pueden sorprenderme, mostrarme cosas. Mostrarse ellxs. Desconocidos o amigos, necesito ese interés genuino en el otro. Creo en el arte de hacer durar un momento, puro y fresco, sacarle mil fotos, mostrarlo, editarlo, no parar de hacerlo por años . 

Nuestro primer número habla de los mitos de la belleza femenina, como nos vemos y sentimos las mujeres, las construcciones sobre nuestro cuerpo y nuestra imagen. ¿Cómo te sentís frente a los discursos e imposiciones que delimitan la belleza femenina? 

Los sufro, veo cómo lo sufren mis amigas, mis compañeras. Veo cómo lo sufro yo y las marcas que lleva mi cuerpo y mi mente por ello. Creo que además es cada vez más sutil la bajada de línea. En mi adolescencia era más grotesco, teníamos modelos a seguir de perfección femenina. Hoy es un poco peor y además incluye otras cosas además de la belleza física, el estereotipo es el de una belleza completa, psicofìsica. Hay una idea de la mujer bella, con marido, auto, casa, trabajo, feliz, sin pelos, sin celulitis. con una familia perfecta y su casa no tiene una mancha de humedad en la pared. Estas cosas dañan, sobretodo a las mujeres más jóvenes que son a quienes debemos cuidar de estos estereotipos. Nuestras vidas no serán así, tendremos trabajos que odiamos, viajaremos en colectivo, alquilaremos, tendremos pelos encarnados y quizás no tengamos jamás novio, pero sí novias, o dejaremos de ser mujeres, para  ser chicos. Terapia, depresión, medicación o terapia alternativa, homeopatía, flores de bach. Quizás tengamos hijos en algunos años pero antes tendremos algún aborto. Comeremos pizza no por gusto sino porque es barata. Y entender estas cosas como parte de nuestra identidad no es encerrarse en un destino, es aceptarlo, quererlo y poder gestionar desde ahí. Nada puede cambiar si no lo profundizamos antes. 

Tus imágenes evocan una atmosfera soñadora y a la vez cruda. ¿Cómo es tu proceso a la hora de fotografiar? 

Me paso casi todo el día imaginando situaciones, daydreaming. Mi proceso creativo es viajar en colectivo, tren, bicicleta, caminar, buscando cosas. Cómo pega la luz en la persiana de un kiosco o si hay un auto abandonado con un óxido de un naranja especial. Si en el bar de tal barrio el sol cae a las 5pm sobre una pared de madera. También escucho música todo el tiempo, o voy leyendo cosas que me ayudan a visualizar mejor. 

¿Qué emociones crees que sienten las personas que ven tu trabajo?

Las devoluciones que recibo sobre mis fotos suelen estar relacionadas con la nostalgia o la melancolía, o el empoderamiento a través de retratos. 

¿Qué emociones sienten las personas que elegís fotografiar? 

Una vez durante un viaje de mochilera por córdoba le saqué una foto a una chica que estaba en el mismo camping que yo. ella tenía alrededor de 27 años, yo 17. Ella no se percató del retrato en el momento. Meses después nos contactamos por internet y se la envié. Me dijo que ella en ese momento estaba muy triste, sintiéndose una persona horrible. y que sin embargo al ver la foto, con el paso del tiempo, solo veía belleza. 

¿Cuál es el mensaje detrás de tus autoretratos? 

Mis autoretratos son narcisismo, reinvidicación y recuerdo, es un 'ey, yo también estuve acá' que necesito hacer para no olvidarme de mí jamás. 

La mirada íntima es una constante en tus fotografías. Me gusta mucho la imagen de la bombacha con sangre, siento que pocas fotografas se animan a retratar con transparencia las situaciones cotidianas que nos forman como mujeres. ¿Por qué decidiste tomarla? 

Bueno, gracias <3

Cada rollo que uso atraviesa un momento diferente de mi vida. En ese momento había pensado mucho en volver a sacar fotos a casi todo lo que me rodeara, sucesos mínimos como una taza de café o simplemente menstruar. Tengo muchas fotos que no mostré nunca. Decidí mostrar esta porque me interesaba lo visceral de la sangre mezclado con el rosa de la bombacha y la luz del baño de mi casa. 

Me contaste que estas cada vez mas desapegada al "que dirán", a los comentarios negativos y las devoluciones violentas que muchas veces se ven en las redes sociales.  ¿Cómo lograste desprenderte? 

Soy muy autoexigente, y una vez que algo pasa mi propia crítica ya no importa el resto pero también: 

El amor y el respeto a una misma es algo que se construye con años y años de repensar actitudes y vínculos, por varias cosas que viví hoy en día estoy fuerte, confiada, y no hay forma de que nadie me haga sentir mal por lo que hago, cómo me veo o quien soy. No retrocedo nunca más, ni me callo para que alguien esté cómodo. 

¿En qué proyectos/ensayos fotográficos estas trabajando ahora? 

Mi proyecto más grande ahora es poder trabajar cada vez menos de cosas que no tienen que ver conmigo, y poder sacar, ver y enseñar más sobre fotografía. Siempre estoy planeando series, fanzines o muestras que prefiero no anticipar, a ver si alguna vez empiezo algo que pueda terminar.

¿Qué otros medios de expresión usás o te gustaría usar?

Escribo un montón, pero no suelo publicarlo. 

¿Qué le dirías a tu yo adolescente?

Que tuvo suerte de crecer rodeada de amigos y amigas, sacando fotos, registrando y disfrutando. Que más adelante nos vamos a llevar mejor. Que fue y será hermoso ser sensible. Que disfrute y mime su cuerpo. Que los chicos son siempre re tontos. Que saque más fotos y coma más verduras.